El valor de las vacaciones en los niños

Desde el Centro Vinculare, consideramos importante abordar este mes, un tema de suma relevancia para los niños, las vacaciones útiles. En este artículo, queremos centrarnos en un aspecto que muchas veces se deja de lado o que olvidamos: ¡ las vacaciones también son un momento para jugar y divertirse! como también un espacio de recreación y de descanso para los niños.

En los últimos años, se ha popularizado el término ‘’vacaciones útiles’’, el cual hace referencia a que los niños se involucren en diversas actividades durante estas, tales como diferentes deportes, clases de matemáticas, de lenguajes o de algún curso escolar. León Trahtemberg cuestiona dicho término afirmando que la única manera de que las vacaciones sean consideradas inútiles, serían unas vacaciones en donde los niños deban hacer actividades que les generen malestar, tedio, ansiedad, molestia o una demanda de esfuerzo que no les traiga satisfacción alguna. En general, unas vacaciones inútiles vendrían a ser aquellas en la que los niños se sientan sobrecargados y no tengan un espacio de disfrute y de descanso. Es por esto que muchos niños evaden los talleres de vacaciones por sentir que es una continuación del colegio.

El año escolar trae muchos desafíos y una carga académica de la cual los niños deben de tener un respiro. Esto no significa que consideremos que los niños no deban involucrarse en ciertas actividades durante sus vacaciones, puesto que es importante que se mantengan activos. Sin embargo, no implica que deba ser una prolongación de la vida escolar ni que deban estar inscritos en un sinfín de actividades ya que podría agotarlos y frustrarlos antes de haber empezado el semestre académico. Un niño que lleva matemáticas en las vacaciones porque le fue mal durante el año escolar, probablemente podrá sentir estas clases como un ingrediente más para su cansancio. Esto podría generar que este espacio en vez de ser reparador se convierta en un momento tedioso y de fatiga.

Siguiendo esta línea, algunos niños necesitan un tiempo para estar solos o con sus amigos sin tener un horario o una programación organizada por los adultos. Es por ello que pensamos que no es necesario tener cada hora programada y designada para una actividad específica. Lo importante de las vacaciones es que sirvan para cambiar la rutina cotidiana del año escolar. León Trahtemberg considera relevante que, durante las vacaciones, los niños se alejen de toda actividad que pueda generarles una sensación de malestar. Resulta importante que las actividades no sean percibidas como un castigo a su dificultad sino más bien como un aliento para sus fortalezas.

Asimismo, deben involucrarse en actividades en las cuales puedan reconocer y potenciar sus capacidades. De esta manera, las vacaciones podrán ser un espacio donde los niños logren alimentar su autoestima. Para lograr esto, es necesario tratar de identificar los intereses y las fortalezas de cada niño. De igual forma, es importante que las vacaciones puedan ser un momento de relajo y de disfrute. Las vacaciones se hacen productivas cuando logran generar satisfacción. Asimismo, según León Trahtemberg, las vacaciones son esperadas como un momento para liberar la carga académica y poder disfrutar de otras actividades que no pueden ser realizadas durante el año escolar.

Por esta razón, desde el Centro Vinculare, consideramos que es importante que los niños encuentren un balance entre las tareas y actividades escolares con aquellas que les producen satisfacción, brindándoles alimento emocional y pasional necesario para seguir el camino de sus logros personales. Es relevante además que los niños le encuentren sentido a las actividades en las que se involucran, que sientan que los desafíos que enfrentan son interesantes y están a su alcance. Y lo más importante: ¡que los padres también tomen vacaciones para poder estar juntos, vincularse y pasar tiempo de disfrute en familia!