¡Una mascota en la familia!

Cada día son más las familias que deciden adoptar una mascota en casa: desde un ratón o un ave hasta un perro o gato, beneficiando a todos con alegrías, juegos y recuerdos gratos. Sin embargo, no todo es fácil en el proceso de adopción ni en el de crianza del animal y, por esto, consideramos importante reflexionar acerca del rol que tienen las mascotas en nuestras familias así como las distintas variables que se deben de analizar para decidir qué mascota adquirir y cómo preparar a los niños para asumir los cuidados del animalito.

Las mascotas son, en general, motivo de alegría para los niños. Representan compañía en tiempos en los que los hijos suelen sentirse cada vez más solos, horas de juego creativo y libre (improvisado, sin uso de tecnologías, etc.) y también un aprender a ser responsables al cuidar afectivamente de un tercero. Por esto, cada vez más, hoy en día, se recomienda tener una mascota en casa, sobre todo cuando hay casos de niños con timidez extrema, miedo a la soledad, diferentes tipos de problemas relacionados a la ansiedad, baja autoestima, depresión, entre otros. Por este motivo, además, cada día las terapias con animales como la equinoterapia, la zooterapia o la terapia asistida son más frecuentes, beneficiosas y efectivas para lidiar con problemas afectivos, del desarrollo o psicomotrices. Es importante, sin embargo, analizar bien qué tipo de mascota se requiere según el caso ya que no todas las especies ofrecen lo mismo. De esta forma, un gato, que es independiente, requiere de menos cuidados y que difícilmente se presta para el juego, no cumplirá el mismo rol ni beneficiará a un niño de la misma forma que un perro. Más dependiente, con requerimiento de cuidados continuos, compañía y que necesita del juego para aliviar el estrés. Lo mismo con una tortuga, un conejo, un ave. Asimismo, es importante fijarse en las características propias de la especie (pronóstico de vida, biología, carácter, etc.): los hámsters, por ejemplo, pueden ser juguetones (aunque muchos suelen ser temerosos), pero también frágiles física y biológicamente para niños muy pequeños que aún no desarrollan plenamente su coordinación psicomotriz; por otro lado, tienden a reproducirse rápidamente y a mostrarse agresivos en dicha etapa al punto de violentar físicamente a su compañero(a) o, incluso, a sus crías.

Otro aspecto importante de analizar antes de considerar el adoptar una mascota es cómo esta cambiará los planes, rutinas y organización general de la casa. Por ello es esencial el conocimiento que tenemos de nuestros hijos así como la comunicación para poder plantear a cargo de quién estarán dispuestas las distintas tareas relacionadas al nuevo integrante de la familia (limpiar, dar comida y agua, sacar a pasear, jugar, etc.) de tal forma que este no se vuelva una fuente potencial de estrés.

Lamentablemente, la alegría que surge de tener una mascota viene acompañada de una pena muy grande y mucho dolor cuando estos fallecen. Este es un acontecimiento sumamente difícil para los niños, puesto que las mascotas han sido sus compañeras a lo largo de su vida y han compartido muchos momentos de alegría y tristeza juntos.

Por esta razón, si bien es imposible proteger a los niños por completo de la pérdida de una mascota, como padres y cuidadores, podemos ayudar a nuestros hijos a enfrentar la situación de la mejor manera posible y apoyarlos para procesar lo ocurrido. Además, muchas veces la muerte de una mascota querida es la primera pérdida que experimenta un niño. Por ello, este proceso de duelo puede ayudar a los niños a enfrentar otras pérdidas más adelante.

El momento más duro, sin lugar a dudas es cuando se le da la noticia al niño de que su mascota no va a volver. Es importante tener en cuenta que aunque la verdad sea triste, debemos contársela con claridad a los niños para evitar confundirlos y generar malentendidos. Los niños asumen mejor estas experiencias cuando se les dan explicaciones sinceras y adaptadas a su nivel de comprensión. Ante este acontecimiento, los niños pueden sentirse solos, mostrar tristeza, ira, frustración negación, culpabilidad o temor, sin embargo es importante dejar que puedan expresar su dolor. Todas estas manifestaciones se superarán con el tiempo, con paciencia, cariño y comprensión de quienes lo rodean. Por ello, es necesario ayudar a los niños a comprender que es natural sentir todas esas emociones, que no está mal no querer hablar de ellas al principio y que estaremos ahí cuando ellos estén listos para compartir sus sentimientos.

Adicionalmente, resulta útil encontrar maneras especiales de recordar a la mascota. Algunas personas entierran a su mascota como una manera de despedirse de esta, mientras que otros simplemente comparten recuerdos o buenos momentos que compartieron juntos. En este sentido es muy importante hablar de la mascota con frecuencia y con amor. Por ello es se le debe hacer saber al niño que si bien la pérdida ha sido dolorosa, en algún momento pasará, sin embargo los buenos recuerdos con la mascota permanecerán por siempre. Finalmente, a pesar de que la muerte de la mascota deja un gran vacío en casa, no es recomendable apresurarnos para buscar una nueva. Los niños, al igual que los adultos, necesitan un tiempo para recuperarse de esta ausencia y además, el proponer la búsqueda de una nueva mascota transmite un mensaje a los niños de que una pérdida se podría superar mediante un reemplazo.

Como hemos mencionado anteriormente, un animalito es, en muchos casos, un beneficio para la familia y un elemento que fomenta el desarrollo en distintas áreas para los niños y también para los adultos, pero siempre y cuando la preparación sea adecuada y se analicen bien las variables citadas antes de adoptarlo. De lo contrario, la mascota puede llegar a ser más bien una fuente de estrés para algunos integrantes de la familia, un distractor o displacer para los hijos y, por último, también se podría estar causando un daño al animal. Desde el Centro Vinculare, los animamos a tomar esta decisión con cuidado, preparación y cariño; ¡solo de esta forma podremos asegurarnos esos momentos felices y gratos que tanto deseamos!